NUOVA GRAFICA
Nuova grafica MOBILE ottimizzata per Telefoni e Tablet
Provala

Instrucitions:

Complete con las letras que tiene disponibles y haga clic en generar, el algoritmo va a generar todas las palabras válidas en español.
Para representar Jolly utiliza el ? carácter

palabras encontrados, ordenado por el rango
otros idiomas: cambiar a la versión italiana

Cómo se juega a Scrabble

Scrabble es un juego basado en formar palabras al que pueden jugar de dos a cuatro jugadores. Las piezas fundamentales del juego son el tablero y las fichas. Podríamos decir que estas últimas son el generador de palabras, pues cada una representa una letra y una puntuación. El tablero tiene una dimensión de 15x15 casillas y en cada una de éstas solo cabe una ficha. El objetivo de cada jugador es formar palabras y colocarlas, ya sea de manera vertical u horizontal.

Cada contrincante utiliza un raíl en el que colocar las siete fichas de inicio. Estas fichas representan una letra y dependiendo de la letra de que se trate, tendrá una puntuación u otra, que es expresada mediante un número. Para saber quién empieza la partida de Scrabble, cada jugador coge una ficha de la bolsa. El que obtenga la letra más cercana al inicio del abecedario (que suele ser la “a”) es quien comienza.

El primer jugador debe formar palabras Scrabble con las siete fichas que ha cogido de la bolsa, ya sea de forma horizontal o vertical. Solo hay una condición, esta primera palabra debe partir de la casilla central del tablero, que multiplica por dos el valor de la misma. Por supuesto, la palabra debe constar, como mínimo, de dos letras.

El siguiente turno es, en caso de haber más de un contrario, para el jugador de la izquierda, que tiene la opción de ampliar la primera palabra o buscar palabras nuevas. Pero siempre debe utilizar una letra que ya haya sido puesta en el tablero. Si se decide por ampliar palabras, solo puede hacerlo por los extremos, nunca partiendo del centro.

Dentro del propio tablero existen una serie de casillas especiales que proporcionan cierta emoción al juego de Scrabble. Estas casillas se dividen en cuatro tipos, según el color que tengan: azul claro, doblan la puntuación de una letra; azul oscuro, triplican el valor de una letra; rosa, doblan el valor de la palabra y, por último, rojas, que lo triplican. Esto obliga a los jugadores a buscar palabras Scrabble que coincidan con el mayor número de casillas especiales. En caso de que coincidan una casilla que bonifica letra con otra que bonifica palabra, ambas bonificaciones serán válidas, no hay incompatibilidad en este sentido.

También existe otro tipo de bonificación y es la que se otorga al jugador tras formar una palabra con las siete letras que tiene en su poder. En este caso, añadirá 50 puntos extra a su cuenta particular después de haber contabilizado el valor de la palabra recién formada. Esto provoca que muchos jugadores dejen pasar alguna vez su turno, esperando la oportunidad de formar una palabra completa.

Es bueno recordar a los participantes que en caso de pasar más de dos turnos, el jugador será eliminado de la partida. Para evitar situaciones de este tipo, cualquiera puede cambiar las letras de su atril por unas nuevas a cambio de perder un turno para formar palabras con letras.

Por supuesto, no es recomendable para una partida sana y deportiva el uso de trampas o trucos. El uso de un buscador palabras Scrabble es muy común entre la gente que dispone de teléfonos inteligentes. Un diccionario puede estar bien para comprobar la validez de las palabras, pero poco más.

La versión española de Scrabble

Es necesario destacar en primer lugar las diferencias entre los distintos formatos del juego en español. No es lo mismo hablar del Scrabble en español de España (o castellano) y del Scrabble en español de América. Si nos ponemos a analizar las cajas de juego y a compararlas con las de otros países, aparte de la presentación y la compañía que se encarga de la fabricación, lo único que cambia de verdad es el número de veces que se repite una letra.

Es evidente que en diferentes versiones de un mismo idioma, como puede ser el español, no se utilizan con la misma frecuencia todas las letras. De hecho, en muchos de estos idiomas se utilizan nuevas letras o directamente un alfabeto completamente distinto. Veamos un ejemplo: un chino como buscador de palabras en un juego francés, directamente no reconocerá ni lo que se le está planteando. La distribución de las puntuaciones en las letras del Scrabble en España es la siguiente:

  • Fichas de 1 punto: A, E, I, L, N, O, R, S, T, U.
  • Fichas de 2 puntos: D, G.
  • Fichas de 3 puntos: B, C, M, P.
  • Fichas de 4 puntos: F, H, V, Y.
  • Fichas de 5 puntos: Ch, Q.
  • Fichas de 8 puntos: J, LL, RR, Ñ, X.
  • Fichas de 10 puntos: Z

La historia del Scrabble

A cualquier persona que se le pregunte por algún juego de mesa, una de sus primeras respuestas, sino la primera, sea la palabra “Scrabble”. Esta forma de entretenimiento se hizo mundialmente famosa décadas atrás, cuando llegó a salir traducido a más de veinte idiomas y en multitud de países de todo el mundo. Pero lo cierto es que los inicios no fueron precisamente fáciles. Los padres de este busca palabras tuvieron que hacer muchos sacrificios y mantener la fe durante años para conseguir que Scrabble acabara convirtiéndose en un fenómeno de masas.

Los inicios de esta historia nos sitúan en 1933, en el estado de Nueva York, Estados Unidos, cuando un arquitecto llamado Alfred Mosher Butts crea una forma arcaica de Scrabble llamada Lexiko, que consiste básicamente en formar palabras con letras. En parte era una forma simplificada de su versión definitiva, pues el juego no tenía todavía tablero. El único reto que se le proponía al jugador era formar palabras con las fichas que le eran otorgadas en cada momento. Dichas fichas representaban cada una de las letras del abecedario. Dependiendo de la longitud de la palabra y de las letras que se utilizaran, se obtenía más o menos puntuación. Obviamente, el jugador que obtenía más puntos era el ganador de la partida.

El señor Butts hizo muchos intentos de promocionar su creación. Fue vagando de entrevista en entrevista con los directivos de varias cadenas jugueteras importantes del país, pero no hubo manera de obtener una respuesta positiva. Durante los primeros años tuvo que encargarse él mismo de la producción de este juego generador de palabras, logrando vender unos cientos de copias. Lo que estaba claro es que así no iba a conseguir que Lexico fuera un éxito comercial.

En 1938 decide introducir un elemento novedoso y especialmente importante, el tablero de juego. Este tablero fue diseñado con la finalidad de colocar las palabras Scrabble sobre el mismo, dotando al juego de un imprescindible elemento estratégico. La idea surgió a partir del gran éxito que estaban obteniendo en aquella época los crucigramas publicados en la prensa y revistas especializadas. Con el paso del tiempo, el juego fue cambiando de nombre y de reglas, lo que no fue suficiente motivo para que el juego alcanzara, de una vez por todas, el éxito esperado por su creador. Llegó la segunda gran guerra mundial y Butts abandonó el proyecto durante unos años.

Tras este período de espera, se produjo un punto de inflexión muy importante en el destino de Lexico, que en ese momento se llamaba Criss-Croswords, con la entrada en escena de James Brunot, un amigo de Alfred Mosher Butts. Este hombre y su esposa se dieron cuenta del potencial que tenía este juego busca palabras y le ofrecieron a Butts una parte de las ganancias a cambio de dejarles comercializar el juego por su cuenta.

Cuando Butts aceptó, la familia Brunot decidió cambiar el nombre del juego a Scrabble y solicitaron la patente en cuanto pudieron, a finales de 1948. Tuvieron que pasar casi cuatro años para que el juego fuera un éxito de ventas, tras muchas modificaciones en las reglas y malos tiempos en los que las pérdidas superaban ampliamente a los beneficios. En el año 1953, cuando la familia Brunot llegó a la conclusión de que no podía hacerse cargo de la demanda que existía por Scrabble, cedió la licencia de fabricación a la compañía más importante de la época en los Estados Unidos, Selchow and Righter. Este fue el momento del cambio. De aquí en adelante el juego no dejó de expandirse, primero por Estados Unidos y después por todo el mundo, llegando a convertirse en uno de los juegos preferidos por millones de personas en a lo largo y ancho del globo.

Juegos de Scrabble en PC, consolas y dispositivos móviles

Un juego de mesa mundialmente conocido como el Scrabble no pasa desapercibido en ningún sitio, y mucho menos en el campo del videojuego o las aplicaciones sociales. Si tuviéramos que ponernos a nombrar la cantidad de versiones y homenajes que existen tanto en la Red como en consolas y demás dispositivos, no acabaríamos nunca. Lo cierto es que al final, los mejores “ports” de Scrabble terminan siendo los que diseñan las compañías que cuentan actualmente con la licencia, como por ejemplo Hasbro.

Si nos centramos en el PC, la versión digital más pulida y completa fue diseñada por Ubisoft en 2009 y es el llamado Scrabble 2009. Este videojuego no solo cuenta con el generador de palabras habitual, sino que también dispone de variantes del original y extras como mini juegos y otras curiosidades. Una muestra clara de su calidad es que cuenta con las reglas y vocabulario oficial de las federaciones internacionales de Scrabble.

Hay infinidad de modos de juego, pero la estrella sigue siendo el modo clásico en el que podremos enfrentarnos a la CPU con distintos niveles de dificultad, por lo que incluso un principiante no tendría problemas para formar palabras Scrabble. En algunas videoconsolas, como la Wii de Nintendo, existe una versión del Scrabble de Ubisoft. Lo único que cambia es que sustituimos el ratón y el teclado por el curioso doble mando de los japoneses para buscar palabras Scrabble.

Lo cierto es que, en este tipo de juegos sociales, y desde hace un par de años, los smartphones y las tablets están ganándole la partida a todos los demás sistemas. La agilidad y la sencilla forma de manejo de esta clase de dispositivos, así lo permiten. El Scrabble no iba a ser la excepción, es muy fácil encontrar gran cantidad de versiones del mismo para dispositivos táctiles.

EA Games, una compañía dedicada al entretenimiento virtual, lanzó hace poco más de un año la versión oficial para sistemas móviles. Esta aplicación, como suele suceder en el mercado de las aplicaciones para dispositivos móviles, es completamente gratuita y se entiende muy bien con otras aplicaciones complementarias, como un buscador palabras Scrabble. Es increíble que un programa que ocupe tan poco espacio ofrezca 50 modalidades de juego y la posibilidad de enfrentarnos a otras personas.

Scrabble alrededor del mundo. Las distintas versiones de Scrabble

Pese a que pueda parecer que este buscador de palabras no da mucho más de sí, lo cierto es que existen multitud de variantes de lo que se conoce como Scrabble original. Lo normal entre los jugadores aficionados, es tener diferentes versiones en diferentes plataformas. De todas ellas, es posible destacar algunas como:

1 - Scrabble Deluxe Esta es una versión de lujo que cuenta con un tablero giratorio que nos hará mucho más cómodo el ejercicio de buscar palabras. También cuenta con una rejilla plástica para que las fichas encajen justo en el tablero y no se desparramen. Esta versión no se ha comercializado en todo el mundo.

2 - Travel Scrabble Este Scrabble está diseñado especialmente para viajeros que aman jugar en ruta. Es muy fácil de transportar, ya que si se cierra se transforma en un maletín que cuenta, además, con un sistema que evita que se las fichas puedan caerse. Aparte de que buscar palabras Scrabble es más cómodo porque cuenta con un marcador de puntos incorporado. No nos hará falta lápiz ni papel.

3 - Scrabble Scramble Una versión que cambia no solo la presentación sino también las normas del juego. Su principal característica, es que es como un buscador palabras Scrabble, solo que cambia las fichas por dados con letras impresas en las caras. Al lanzar los dados debemos formar palabras con las letras que nos toquen.

4 - Super Scrabble Podríamos decir que es más grande en todos los sentidos. El tablero es de 21x21 casillas, y el número de fichas es el doble que en la versión original. Lo malo de esta versión, aparte de la duración, es que reduce el papel que juega el azar en cada partida. Esta variante también cuenta con la mesa giratoria y la rejilla plástica para encajar las piezas.

5 - Mi primer Scrabble Como su nombre indica, está dedicado a jugadores de temprana edad. El juego está centrado en la adquisición de vocabulario por parte de los más pequeños de la familia. Es una forma ideal de introducir a los menores en la escritura y la lectura, provocando en ellos curiosidad y una forma divertida de jugar aprendiendo.